fbpx
Close

3 junio, 2019

Mitos y realidades de las Casas de Empeño.

Las casas de empeño son una alternativa fácil para poder salir de un problema económico; ya sea una emergencia de salud y medicamentos, el regreso a clases, las vacaciones de verano, pagar colegiaturas, pérdida de empleo o simplemente salir de un compromiso. En las casas de empeño se puede dejar un artículo en garantía por el que puedes obtener un préstamo por cierto tiempo. 

Un mes es el plazo por el que tienes ese préstamo antes de que tu prenda salga a la venta o comercialización.  Sin embargo, siempre que acudas a refrendar tu deuda antes del vencimiento de tu plazo puedes pagar tu “refrendo” o los intereses correspondientes a ese tiempo y continuar con el beneficio del préstamo un mes más o el tiempo que lo necesites mientras no te excedas del nuevo periodo de tiempo por el que renovaste el nuevo contrato. 

El monto del préstamo depende del artículo que dejes en garantía; solo toma en cuenta que no es una compra; por lo que el monto no corresponde al valor total de tu producto sino una parte proporcional del valor del mismo. Recuerda que tu prenda solo es una garantía de que regresarás por ella; esto es importante porque en la mayoría de sucursales de casas de empeño, se tiene un expediente de tu comportamiento. Este expediente ayudará a valorar tu historial crediticio y a que te presten más o menos la próxima vez que lo requieras. 

Respecto a la seguridad de tu prenda que las casas de empeño resguardan durante el tiempo que ocupes el préstamo, es importante considerar que todas las empresas deben contar con un seguro que las ampare contra robos o siniestros. De esta manera, tu prenda siempre estará segura. Existe la idea también de que mientras tu prenda está dentro de una casa de empeño, se hace uso de ella; lo anterior está muy lejos de la realidad ya que la mayoría de ellas cuenta con un estándar de calidad que imposibilita a sus colaboradores a hacer uso de cualquier prenda mientras se encuentra en resguardo de la sucursal. 

Por último, existe también el mito de que los artículos o prendas que se encuentran a la venta en una casa de empeño son robados o que no sirven. Primero, una casa de empeño resulta uno de los negocios más auditados por diversas autoridades de orden municipal, estatal y federal con mecanismos y sistemas propios; por lo que resulta casi imposible tomar artículos robados como garantía por un préstamo. Segundo, cada prenda que se toma en garantía es el resultado de un proceso que lleva bastante tiempo dentro de las casas de empeño para verificar que este artículo esté en excelentes condiciones y cuente con el mayor número de garantías. 

Por esto y más, siempre que tengas la necesidad de solucionar un problema financiero o bien, requieras comprar un artículo a un menor precio; las casas de empeño son tu mejor opción. Sólo revisa su seriedad y particularmente que pertenezcan a una cadena o franquicia que te garantice todos estos puntos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *